Cuando vamos a tener nuestro segundo hijo, a todos los papás nos preocupa cómo afectará la llegada del bebé a nuestro primogénito.

Sabemos que el bebé requerirá de mucha (por no decir toda) nuestra atención. Esta nueva situación, no es fácil de entender para hijos más mayores, que afrontarán esta nueva situación haciendo todo lo posible para reclamar nuestra atención.

¿Cómo identificar estos celos?

  • Imitación: Una de las cosas que suelen hacer los niños cuando sienten celos del bebé es imitar la conducta del pequeño.
Esto se traduce en volver a pedir el chupete, pedir constantemente que lo cojamos en brazos o incluso en algunas ocasiones, no controlar de manera intencionada, su propia orina.

Cambios de conducta: el niño se puede volver desobediente, más llorón e incluso desanimado y deprimido.

¿Cómo podemos minimizar esta situación?

  • Comunicar y positivar la llegada del nuevo bebé: es aconsejable durante el embarazo explicarle paulatinamente la nueva situación. Contarle todo lo que va a pasar cuando nazca su hermanito y lo divertido que va a ser.
  • Implica al niño en el embarazo: Enséñale las ecografías, deja que te ayude a preparar las cosas de su hermanito, pregúntale como le gustaría que lo llaméis.
Cuando se acerque la fecha del parto, explícale que vas a tener que estar unos días fuera y con quién se va a quedar.

  • Primer contacto: cuando volváis a casa con el bebé, es mejor que sea el papá el que entre con el recién nacido para que el niño no se sienta violento, y le puedas prestar a él toda la atención. Después de saludarlo y achucharlo, preséntale a su hermanito.
  • Pedir implicación al entorno más cercano: pedir a las visitas que presten atención al niño antes de acercarse al bebé.
  • Implicación durante la etapa de bebé: de igual manera que hicimos durante el embarazo, intenta incluir en todas las actividades al niño, así se sentirá útil e imprescindible. Preparar el baño para el bebé o ayudar a cambiar el pañal estimularan al pequeño.
  • La lactancia materna: es una de las situaciones que más difíciles de comprender para los niños. No entienden que su mamá cuide a otro que no sea él.
Para que se quede más tranquilo y lo entienda es aconsejable contarle que él, cuando era un bebé, también tomaba pecho.

Podemos reforzar este mensaje enseñándole alguna fotografía de esos momentos donde él fue tratado de igual manera.

  • La hora de dormir se convertirá en un punto débil: el niño no entenderá que el bebé duerma en la misma habitación de sus papás mientras él tiene que irse solo a su cuarto. Esta batalla no será sencilla.
Lo ideal será que no lo perciba en un primer momento. Una solución puede ser que durante el día el bebé duerma en su habitación, y por la noche esperar a que el niño este dormido para pasar al bebé para vuestro dormitorio.

 

Los celos son una reacción inevitable en nuestros pequeños, pero siguiendo estos consejos, podremos minimizar sus efectos y reducir este mal trago.

Es recomendable acentuar nuestras precauciones, cuando su hermano mayor sea menor de 7 – 8 años, dado que no va a ver al recién nacido como un compañero de juegos, sino como un rival que le resta protagonismo ante su entorno.

www.mibabitas.es tu tienda de regalos para el bebé

Mi Babitas “Más que un regalo”